Cabra

"El Periódico digital para el sur de Córdoba"

Egabrensismo en el Pregón de las Fiestas de Septiembre con una lírica muy destacada

CABRA.    

Puntualmente, a las 21:30 horas, se dirigía la comitiva oficial procedente del final del Paseo hasta el Salón donde se encontraba el escenario engalanado con preciosas flores blancas. El cortejo, encabezado por José Luis Osuna, delegado de políticas sociales y la señorita Leticia Cantero lo cerraba la Reina de las Fiestas Carmen Cantero junto con el alcalde de la ciudad Fernando Priego. 

En primer lugar se procedió a la imposición de las bandas a las Damas de Honor y de la corona a la Reina de las Fiestas: Sierra Gómez Muñoz -del Barrio del Cerro-, Andrea García Ramírez -Barrrio de La Villa-, Noelia Serrano Cantero -Barrio de Belén-, Andrea González Rey -Huertas Bajas-, Sandra Cabañas Sánchez -Barriada Virgen de la Sierra- Leticia Cantero Ballesteros -Urb. Blas Infante- y Carmen Cantero Ruiz, anunciados sus nombres por la prodigiosa voz de Rafael Caballero, compañero de las ondas. Simultáneamente, una chica hacía interpretación de lenguaje de signos.

Tras este momento, subió al escenario el delegado de Turismo, Agricultura y Deporte, Francisco Casas Marín que actuó como presentador de la pregonera. En un primer momento, saludó a las personalidades políticas que habían acudido al acto, como son el Subdelegado del gobierno central en Córdoba Juan José Primo Jurado, el diputado nacional y alcalde de Montilla Federico Cabello de Alba y el diputado andaluz, Adolfo Molina.

El inicio del discurso de casas consistió en la colocación geográfica del Paseo y de la vida de Mari Pepa Delgado. Habló con vocabulario taurino para nombrar a la pregonera e imploró a la Virgen de la Sierra para que la ayudara. Explicó la relación con ella a través de la familia materna y habló de la vida familiar de esta mujer, muy vinculada a la virgen de la Soledad y a tradiciones cofrades, además de nombrar por primera vez el triunvirato de las Imágenes de la Madre que llenan la vida de esta maestra jubilada: Soledad, Rocío y Sierra. Destacó sus valores personales y profesionales y su pasión por los caballos. En resumen, una semblanza sobre la propia pregonera, que aunque debe ser así no ocurre en la mayoría de las veces al hacerse el presentador el protagonista. Precioso final el de las palabras de Francisco Casas.

Vestida de verde agua, Mari Pepa Delgado tomó la palabra recordando que su pregón es el número 47 de los pronunciados para las Fiestas de Septiembre. Aquí se desvelaba uno de los secretos mejor guardados, porque le acompañaba a la guitarra Diego de la Cruz, con lo que ya se intuía que el cante sería parte fundamental de sus palabras: “Ser pregonera es un honor muy grande con mucha responsabilidad” fue de lo primero que acertó a decir.

Sus nietas sirvieron de nexo entre los saludos y el desglose de las partes de su pregón. Su voz aflamencada quedó al descubierto con la primera de las sevillanas cantadas al  sentir del pueblo andaluz que ama su tierra: “y tienes que comprender que mis costumbres son esas y no las quiero perder”.

La primera parte de la semblanza tuvo que ver con la historia de la ciudad desde los primeros restos humanos datados en el paleolítico, pasando por la Cueva de Jarcas y diseccionando los pueblos que se asentaron en este territorio. Nombró también la época romana como la más esplendorosa al ser Egabro capital de provincias. Ya en el momento actual, se dedicó a repasar lugares emblemáticos e incluso se atrevió con las colonias como la de Santa Coloma que extienden los sentimientos de un pueblo más allá de los límites municipales.

Quizá lo mejor del pregón de Mari Pepa Delgado fueron los poemas de su tío, José J. Delgado Fernández de Santaella, el mejor y más olvidado poeta de Cabra, que consiguieron emocionar tanto a la declamante como a los espectadores.

Tras el primer momento lírico, siguió la maestra enumerando más puntos tradicionales del memorándum egabrense: las fuentes, las almazaras, la huerta, Valera, la Plaza Vieja, el Castillo de los Condes de Cabra, las mudanzas, los platos típicos, los hombres insignes y cerrando estos párrafos unas bonitas palabras al recordadísimo Paco Carmona.

Siguió Mari Pepa ofreciendo más momentos de cante con una adaptación de “Los Duros Antiguos” para comenzar la parte dedicada a la Virgen de la Sierra que continuó ya en prosa con el descubrimiento de la Imagen y se cerró con otras sevillanas.

No quiso olvidarse Delgado de su Virgen de la Soledad y la vinculación que 4 generaciones de su familia ha tenido para con esta imagen, recordando a los ausentes que lloran al igual que lo hace Ella vestida de riguroso luto el Sábado Santo. La poesía que cerró estas líneas de su pregón es de su titularidad.

Aunque ya la nombró momentos atrás, es en esta parte de su escrito cuando la Mujer Egabrense se hace importante en las palabras de la Pregonera de las Fiestas de Septiembre de 2013 sobretodo, por el “toque especial” que da la mano femenina a las efemérides de la ciudad.

Lo siguiente que ofreció Mari Pepa en el Paseo Alcántara Romero es otra enumeración, esta vez de acontecimientos importantes en el calendario de Cabra iniciados con la Cabalgata de los Reyes y acordándose del cartero real durante años Antonio Montilla. Fiestas del Patrón San Rodrigo el 13 de Marzo. Semana Santa declarada de Fiesta de Interés Turístico Nacional con 28 cofradías que la ensalzan. Fiestas de los Barrios. El pie para cerrar esta parte se lo dieron la Corte de Damas y Reina de Honor de este año con una coplilla dedicada a Carmen, Leticia, las dos Andreas, Mari Sierra, Noelia y Sandra.

Muy bonita fue la parte dedicada a las tradicionales Fiestas de la Cruz y una poesía a la Virgen de los Remedios, además de entonar una coplilla infantil dedicada a esta efeméride que seguro que hizo las delicias de los mayores. La parte crítica del pregón (si pudiera considerarse así) es la sustitución de esta fecha por la Semana Santa Chica.

Y volvió Mari Pepa a lo que más conoce, con la celebración en los meses de mayo y junio del camino hacia la ermita del rocío de la hermandad filiar número 57, la de Cabra. De su voz pudo escucharse unas sevillanas de Ángel Murillo dedicadas a este fin. 

Recordó la pregonera que el Corpus Cristi procesionaba el jueves hasta 1993, que la recuperación de las hogueras en las Fiestas de San Juan ha sido un acierto y que Cabra es de las localidades con más romerías a nivel mundial.

La tercera parte del pregón, siguiendo con el calendario, estuvo dedicada a Septiembre propiamente dicho, “mes mariano donde los haya”. Destacó los vínculos familiares que tiene con la cofradía filial de la Virgen de la Sierra de Málaga, la importancia de la Bandera el día 3 con sus vivencias de niña y lo que supone la Bajá para su grupo de amigos. Destacó como día grande el 8 de septiembre y la emoción del pueblo egabrense de ver a su Patrona por sus calles. Tomó prestadas unas sevillanas dedicadas a Ella de Mari Carmen Castro Rodríguez y entonó: “no sé que tiene la Virgen de la Sierra que todos los egabrenses por ella mueren”.

Hablando sobre la Subida, la nostalgia se apoderó del pregón recordando a los enfermos que no podían ir a despedir a la Virgen de camino a su Casita Blanca. Citó un milagro ocurrido en su casa y se quiso poner en la mente de los ancianos que se preguntaban por el siguiente año: “Madre mía, ¿te veré el año que viene?”. Citó anécdotas con tintes místicos en las que Diego Villarejo estaba implicado y cerró los doce meses egabrenses con las coplillas de los Mochileros de Gaena.

Ahora sí, nombró a su tío Pepe y recitó una poesía suya elaborada cuando se encontraba destinado en África.

“Espinas clavadas tengo
en lo profundo del alma
porque suben y no puedo
estar en la madrugada
en que todo buen cabreño
reza la Salve, o la canta,
cuando la Virgen Divina
la llevan hacia Su Casa.
¡Recuérdale, costalero,
que de tierras africanas,
también mandé con el viento,
la Salve que fue rezada
entre toda la familia
cuando el alba despuntaba!

Para terminar con el pregón, animó a los espectadores a cantar una estrofa de las Coplas y cerró con un ““Viva María Santísima de la Sierra. Viva nuestra patrona. Que dios te bendiga Cabra”.

El acto, con una duración de una hora y media justa, finalizó a las 11 de la noche con la entrega de placas al presentador y a la pregonera y las palabras del alcalde que definió lo escuchado como muestra de “egabrensismo” de Mari Pepa Delgado.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

BREVES.