Cabra

"El Periódico digital para el sur de Córdoba"

Los vecinos del Paseo se quejan de los ruidos en la zona y del horario impuesto por el Ayuntamiento para fumigar esta madrugada

Imagen del Paseo clausurado tras la fumigación esta madrugada a las 2,30 h.

CABRA. A pesar de que el Ayuntamiento había colocado unos cartelitos en las puertas del Parque Alcántar Romero, conocido en Cabra como El Paseo, pocos fueron los vecinos del lugar que se percataron de ello, y se quejan los vecinos de que debían de haber hecho octavillas y buzonearlas para informarlos de que se iba a fumigar en su interior en la pasada madrugada.

Además, no fue a las 2, sino a las 2,30 horas cuando un ruido ensordecedor despertó de su descanso a los vecinos cuyas viviendas circundan el Paseo. Como, repetimos, la inmensa mayoría no se habían enterado del asunto, algunos llamaron a la Policía local, quienes informaron del hecho y de que era una actuación programada por el Ayuntamiento por lo que ellos no podían hacer nada. Ante las quejas por la alteración del derecho al descanso la Policía instó a los vecinos a que lo denunciaran ante el Ayuntamiento.

El concejal de Medio Ambiente, Juan Ramón Pérez, dice que era una medida de urgencia, que estaba prevista y avisada, y que después conllevaba que el Paseo quedara clausurado 12 horas. Los vecinos por su parte dicen que se debería de haber avisado por otros medios y que además se podía haber hecho a las 8 de la mañana y permanecer cerrado hasta las 8 de la tarde, no entienden el porqué del horario que no ha hecho nada más que provocar malestar en el vecindario.

Para terminar, a través del Facebook del Ayuntamiento se ha dicho que “se ha detectado una plaga de artrópodos que hace preciso una fumigación de urgencia para evitar su proliferación”, sin especificar la especie concreta. El Paseo ya se sabe que también tiene una colonia de gatos que andan a sus anchas sin que se haga nada, según los propios vecinos. Lo mismo ocurre con un exceso de palomas en el entorno del Paseo, lo cual también preocupa a los habitantes de esta zona de Cabra.

El exceso de ruidos en verano por el barrio del Paseo no es nada nuevo, y aunque ahora se usan otras sopladoras eléctricas para barrer, que no las antiguas de gasoil, siguen produciendo ruido molesto, y ya que los operarios empiezan sus tareas a las 7 de la mañana los vecinos sufren una contaminación acústica de la que se quejan. Una vecina cuenta a este medio que en invierno empezaban incluso antes, a las 6,30 y que tras su queja en el Ayuntamiento ahora empiezan con los ruidos media hora más tarde.

 

BREVES.