Cabra

"El Periódico digital para el sur de Córdoba"

Manolo García volvió a Cabra, ahora con su "Acústico", para triunfar ante un público entregado

MÚSICA. Un Auditorio Municipal “Alcalde Juan Muñoz”, casi lleno de personal muy entregado, recibió a Manolo García con sonoros aplausos y coreando sus temas, en especial las canciones de siempre.

En el concierto de anoche, este barcelonés, hijo orgulloso de inmigrantes de la sierra de Albacete, que lleva subido a los escenarios desde hace casi cuatro décadas, dejó atrás esa formación rockera con toda su parafernalia eléctrica que la caracteriza desde sus comienzos en el mundo de la música, en grupos como Los Rápidos, Los Burros o el Último de la Fila en la década de los ochenta, y dio un giro de 180 grados, revisando lo más granado de su repertorio, trabajándolo de un modo totalmente acústico y entrando en un mundo de otros sonidos, dando mucho protagonismo a las guitarras españolas y acústicas.

El Manolo García de siempre nos sorprende con este nuevo formato, más íntimo  y alejado de todo lo eléctrico, porque tras una dilatada carrera llenando campos de fútbol y plazas de toros, a Manolo García el cuerpo le ha pedido un formato más sencillo, un encuentro más cercano con su público de siempre, consiguiendo llegar a ellos con un punto añadido de cercanía que hasta ahora no le había sido fácil mostrar, reinventándose con un concierto en acústico donde le es posible ofrecer una nueva interpretación con la misma voz a la que nos tiene acostumbrados y con la honestidad en cada nota y así con esa sencillez, ha surgido este “Acústico” con el que da un repaso a todo su repertorio en una gira que comenzó en abril y finalizará en diciembre.

Y por supuesto no lo ha hecho en solitario, porque Manolo García se ha echado a la carretera en esta gira acompañado de una banda formidable, cuidadosamente escogida y formada, con músicos como Ricardo Marín, Víctor Iniesta, Josete Ordoñez (guitarras españolas, acústicas y laúd), Juan Carlos García (piano, percusión y coros), Olvido Lanza (violín y chelo), Charly Sardà (percusiones) e Iñigo Goldaracena (contrabajo y acordeón).

En un escenario muy cuidado en todos los detalles de mobiliario (se le notaba el toque de artista plástico de Manolo), ellos y él, en este nuevo formato nos aproximaron a la emoción que siempre desprenden sus interpretaciones desde un nuevo ángulo, muy prometedor, porque dieron nuevo sonido a canciones de álbumes tan aclamados como “Arena en los bolsillos”, “Para que no se duerman mis sentidos” o el publicado el año pasado “Geometría del rayo”, por el que ha recibido recientemente el Grammy Latino 2018 al Mejor Álbum Pop Rock, en definitiva pudimos comprobar que Manolo García asume nuevos retos con valentía y sirviéndose de la sabiduría que dan sus muchos años de carrera.

Y fue pasando la noche, y nota a nota nos fuimos empapando con las canciones del artista de la peculiar voz, con sus letras entre la poesía y el compromiso social, independiente en sus ideas y trabajo, a pesar de navegar entre corrientes a veces adversas, pero manteniendo siempre su propia personalidad,  porque un concierto de Manolo García es una experiencia para tener guardada en el alma, para recordar el sentido de sus palabras, la energía y el amor que le pone a cada nota, porque consigue meterse en el alma de sus fans y que su repertorio forme parte de la banda sonora de muchos de nosotros.

Les dejamos una galería de fotos del concierto de anoche:

BREVES.