Más noticias

"El Periódico digital para el sur de Córdoba"

Córdoba se sumó a la protesta por la llegada de la extrema derecha al Parlamento andaluz

POLÍTICA. En la tarde de ayer, convocados a través de las redes sociales, alrededor de un millar de personas se dieron cita en el bulevar de Gran Capitán de la capital cordobesa con el lema “Andalucía no es lugar para el fascismo”.

El 4 de diciembre es para muchos la fecha clave para la autonomía andaluza, cuando millones de personas en todo el territorio se echaron a la calle para reclamar lo que en justicia les correspondía, que no era otra cosa que ser tratada como las demás comunidades históricas. Aquella jornada acabó con la muerte de un joven, García Caparrós, que feneció por la bala de un policía, y cuyo delito había sido el colocar una bandera andaluza en un edificio.

Esta “kedada”, que terminó convertida en una manifestación espontánea, estaba íntimamente relacionada con aquel 4 de diciembre. Se oyeron gritos recordando a aquel joven y defendiendo la libertad contra la intolerancia de la extrema derecha. Debido a la gran multitud que empezaba a acumularse, se decidió caminar en manifestación por las calles céntricas cordobesas hasta acabar en la sede de RTVA. Allí se leyeron manifiestos a favor de la televisión autonómica y en contra de muchos de los postulados de VOX como el rechazo al feminismo o al colectivo LGTB.

Todo el acto se desarrolló sin incidentes, la policía ejerció su labor con total corrección y, como en otras ciudades andaluzas, ya se empiezan a mover las protestas por la entrada de VOX en el Parlamento de San Telmo.