La Lupa

"El Periódico digital para el sur de Córdoba"

Manuel Carnerero: "Desgraciadamente desde hace tiempo muchos de los que gobiernan no se preocupan del bien general"

ENTREVISTA. Después de retirado temporalmente de la política, Manuel Carnerero es entrevistado por nuestro joven colaborador Joaquín Caballero Moral. Muchas son las cosas de las que hablaron y les mostramos un extracto de la larga conversación. Manolo, como a él le gusta que le llamen, abrió de par en par sus puertas, tanto sentimentales como racionales, para mostrarnos a la persona que es. Cerca de la visión que alguien puede tener de él como político, se muestra su cara personal, no hay doble cara, no hay dos manolos, apreciamos al mismo hombre siempre. 
 
Cuando estuvo tanto tiempo ejerciendo la oposición en el ayuntamiento se decía que Manolo era el que a la mayoría de la gente le caía bien y al que mejor valoraban en sus intervenciones en los Plenos Municipales, pero al que luego muy pocos votaban. Quizás en Cabra pesaba poco el partido por el que se presentaba y de ahí los resultados, pero él nunca se pensó eso de cambiar de partido para llegar al poder. Pero tuvo su oportunidad, por fin los egabrenses lo premiaron, y en un cogobierno irregular quizás no mostró todo lo que puede dar de sí como gobernante y su gestión no tuvo el reconocimiento del pueblo.
 
Ahora Manolo está en un periodo de reflexión que ni él mismo sabe dónde puede desembocar. Sigue inquieto y preocupado por lo que le rodea, pero se lo toma con mucha serenidad. Se le echa de menos en la política local, de eso no cabe duda y así se lo hacen saber en la calle. 
 
-Joaquín Caballero: Yo sé que eres más de Cabra que la Fuente Río y que adoras a tu pueblo, pero, ¿qué es lo que más te gusta de Cabra?
-Manuel Carnerero: A todos nos gusta lo que tenemos más cercano, me gusta Cabra porque soy de aquí, no creo que Cabra sea lo mejor del mundo, pero es lo que tengo más cercano, por eso he estado luchando tantos años, no he peleado en política por salir de Cabra, evidentemente quiero mucho a mi localidad.
 
-J.C.: ¿Y lo que menos?
-M.C.: Lo que menos me gusta de Cabra son algunas actitudes de personas, el incivismo, el egoísmo de algunas personas, pasa en todos los sitios, lo que no me gusta son cosas intangibles, lo bueno o malo lo hacen las personas.
 
-J.C.: La infancia es el reflejo de lo que fuimos, de lo que somos y de lo que seremos en un futuro. ¿Nos cuentas algo significativo de tu infancia? 
-M.C.: Mi infancia como la de todos los niños fue feliz, tengo muy buenos recuerdos de mi colegio, el Andrés de Cervantes, para mi ha sido un orgullo que mis hijos hayan estudiado allí, he sido presidente de su AMPA, tengo este colegio muy pegado a mi corazón y mis sentimientos. Otro recuerdo es que desgraciadamente mi padre se tenía que ir todos los años a Francia cuando era pequeño y durante muchos meses no podía disfrutar de él, eso lo sufrieron también muchas personas.
 
-J.C.:  Tienes una familia entrañable a la que quieres muchísimo, ¿te gustaría hablarnos un poco de ella? 
-M.C.: A todos nos parece nuestra familia la mejor, tengo dos hijos, mi mujer, para mí son lo mejor del mundo, tengo tres hermanos y mi madre a la que adoro, mi padre falleció, son los pilares de mi vida.
 
-J.C.: Hemos hablado de tu familia en general, pero yo sé que hay una persona que, en particular, te marcó desde niño: tu padre. ¿Nos hablas un poco de él y de lo que significó su figura en tu vida?
-M.C.: Cuando tienes algo lejano lo añoras más, y como muchas personas tuve la desgracia de que mi padre tenía que irse seis o siete meses al año a trabajar a Francia, con lo cual le echaba mucho de menos. Hace poco hice un pregón, el único que he hecho en mi vida, y hablé entre otras cosas de ese sentimiento común sobre lo que se siente cuando tienes a alguien fuera. Mi padre fue una de las muchas personas que se tuvieron que ir a trabajar fuera y eso es muy doloroso, que durante tanto tiempo no tengas la relación que se ha de tener en una familia.
 
-J.C.:¿Te arrepientes de alguna decisión importante que tomaste en tu juventud?
-M.C.: Si, más que una decisión, cuando empecé a estudiar Derecho me equivoqué, tengo 51 años y me planteo aún estudiar a través de la UNED Filología Inglesa, me gustaba también la Historia, no me gustaba el Derecho, me quitaron la beca pero la verdad la culpa fue mía, y no pude seguir estudiando. Dejar de estudiar fue el error más grande que he cometido.

-J.C.: ¿Has visto en alguna ocasión algún caso de corrupción en el Ayuntamiento de Cabra?
-M.C.: No, no he visto nada de corrupción, creo que la inmensa mayoría de los que hemos estado allí estuvimos porque queríamos mejorar la sociedad, no he visto nunca nada de corrupción, lo que no quiere decir que no la haya en otros sitios.
Uno puede preguntarse, ¿ha habido trato de favor a alguien?, pues sí, ¿ha habido cosas que no se han hecho bien?, pues sí, pero cosas que se hayan hecho para que el concejal de turno se llene el bolsillo sinceramente no.
 
-J.C.: Manolo, antes de entrar a hablar de tu carrera como político, has vivido una dictadura cuando eras joven y ahora estás viviendo una democracia. ¿Crees que hay mucha diferencia de la política que había en aquellos tiempos a la que hay ahora?
-M.C.: Yo viví poco la dictadura, no tenía intereses políticos ni visión política, era un niño. Lógicamente democracia y dictadura son antitéticos, como el agua y el aceite. Es poder tener libertad, poder tener derecho a equivocarte, tanto los que gobiernan como los que elegimos. La democracia es el menos malo de los sistemas y por él tenemos que luchar, porque significa sobre todo libertad.
 
-J.C.: ¿Piensas que realmente estamos viviendo en una democracia, aunque nos estén quitando tantas y tantas cosas y haya tanta corrupción? . 
-M.C.: Hay un uso perverso por parte de muchos de los que gobiernan, donde les interesa más su intereses que los de la mayoría. La gran suerte y la desgracia de la democracia es que elegimos a las personas que nos gobiernan, pero cuando se usa malamente los que no lo hacen bien no es el sistema, sino los que hacen mal uso del mismo. Desgraciadamente desde hace tiempo muchos de los que gobiernan no se preocupan del bien general, sino todo lo contrario, lo que se hace es favorecer al amigo, al familiar, a los que son comunes a ellos, pero tenemos la suerte de poder decidir quiénes nos gobiernan. 
También se puede decir que en el bipartidismo actual supone lo mismo quién gobierne, pero la ciudadanía está para movilizarse y para decir que hasta aquí hemos llegado, tenemos que hacer un uso digno de la democracia, para favorecer a todo el mundo, sobre todo a las personas más débiles, no como ocurre ahora, que son los más perjudicados.
 
-J.C.: Entrando ya de lleno en el terreno personal, eres el político egabrense que más años ha permanecido de concejal en el ayuntamiento ¿Qué decía en los inicios tu familia y tus amigos de que quisieras ser político? 
-M.C.: En mi familia siempre han respetado mis decisiones, mi mujer me conoció en la política.
 
-J.C.:¿En qué partido empezaste a ejercer tu recorrido político?,
-M.C.: Siempre he estado en Izquierda Unida, hasta hace unos meses en los que me fui de la política y también de Izquierda Unida. Empecé cuando nació IU, en el momento en el que se produjo la marea de gente en contra de la OTAN, entonces empecé.
 
-J.C.:¿alguna vez antes que ahora pensaste en salir de la política de darle un vuelco a tu vida...?
-M.C.: Sí, estar tantos años ha sido por un cúmulo de circunstancias. Hubo dos mandatos que estuve solo, y posiblemente me presenté porque no había muchas personas para encabezar una lista. Poco a poco se han ido uniendo gente hasta la fecha. Al final lo veía como algo consustancial a mi vida, ahora se ha roto pero no echo mucho de menos la política, si echo de menos a personas que conocí en la política y personas que he conocido en el Ayuntamiento, pero la política como tal no mucho.
La política me ha dado la oportunidad de conocer personas muy interesantes, he tenido muy buena relación con personas que ideológicamente no tienen que ver mucho conmigo, recuerdo por ejemplo en el PP a Enrique Bellido. Más allá de las ideas están las personas. Es importante tener buena relación.
 
-J.C.:  Muchos piensan que a ti la política local se te quedaba pequeña y que podías haber optado a dar el salto, ¿por qué no lo hiciste? ¿fue cuestión de estar en Izquierda Unida?
-M.C.: Nunca me ha interesado la política más allá de lo local, más allá de ahí, y lo he podido comprobar no hace mucho tiempo, la mayoría de partidos, prácticamente todos, se mueven por unos intereses de partido que no son los intereses por los que nos movemos las personas que estamos trabajando por un pueblo. Ahí se mueven las maquinarias e intereses de los partidos y se dejan muy atrás las personas y el trabajar por el pueblo.
Nunca me ha interesado porque veía que lo que había más allá de lo local eran intereses de partido, cosas que no tienen que ver con lo que de verdad uno siente y quiere, que es mejorar las cosas que tienes más cerca. Tampoco me han requerido mucho, supongo que ha habido personas con más valía que yo, prácticamente no he participado en la política que va más allá de lo local, y estoy muy orgulloso de haber trabajado por mi pueblo y que ningún canto de sirena me haya hecho irme de aquí. 
 
-J.C.: - Manolo, para muchos fue una sorpresa tu anuncio de dejar el acta de concejal, lo mismo que la de abandonar la militancia en Izquierda Unida, y aunque explicaste públicamente las razones en un comunicado que leíste. Me gustaría que me lo contases.
-M.C.: Uno puede estar equivocado, lo que he visto en IU es que no era lo que era en un principio, no era estar con la sociedad, ya no era unir voluntades para mejorar, eran simplemente cuestiones de partido, conseguir votos, no era la realidad. Al alejarse IU de lo que era en un principio, el estar los aparatos de partido por encima de las personas,… yo no podía estar más ahí, si uno no está a gusto en un sitio lo mejor es irse, y eso es lo que he hecho.
 
-J.C.: La política en Cabra dicen que está adormecida y que despertará muy pronto porque se acercan las elecciones, de hecho leo por ahí que ya se generan polémicas vía redes sociales, ¿qué piensas de la situación política actual de Cabra? 
-M.C.: No sé quiénes se presentarán en las próximas elecciones, me da la sensación de que se lo están poniendo bastante fácil al PP, sinceramente. Veo que hay un gobierno en el Ayuntamiento que maneja bien las redes sociales, maneja menos bien lo que es la gestión diaria, bastante menos, y hay una oposición que desde mi punto de vista no es la adecuada para el Ayuntamiento, no tiene la fuerza y la coherencia que tendría que tener. Vivimos tanto una gestión como una oposición bastante floja. No sé lo que pasará en unos meses, de todos modos estoy seguro que todas las personas que se presentan a las elecciones lo que buscan es mejorar la sociedad.
 
-J.C.: ¿Qué te parece el debate político en las redes sociales?
-M.C.: La cuestión no está tanto en los instrumentos, sino el uso que se haga del instrumento, y las redes sociales pueden estar muy bien, puede hacerse un uso magnífico de ellas, pero también desvirtuar la realidad, porque hay casos que se extrapolan a las redes sociales intereses que no son los adecuados. En algunas ocasiones el uso es totalmente interesado y lamentable.
 
-J.C.: Aunque la mayoría del tiempo has sido concejal en la oposición, también estuviste en el pasado mandato corporativo en el gobierno del Ayuntamiento de Cabra, fuiste primer teniente alcalde gobernando en un pacto con el PSOE, ¿crees, como algunos dicen, que eras mejor en la oposición que gobernando? 
-M.C.: Cada cual es libre de pensar, es mucho más difícil gobernar que estar en la oposición, aunque siempre he valorado mucho el trabajo de fiscalización y presentación de alternativas, que es lo que tiene que hacer la oposición, aunque el trabajo de la oposición es mucho más fácil. Siempre he intentado utilizar lo menos posible la demagogia, algo que es fácil estando en la oposición y más cuando tienes lejanos la posibilidad de gobernar es más fácil usar la demagogia. En el gobierno eres más objeto de las críticas, y como he dicho es más difícil gobernar.
 
-J.C.: ¿Qué consideras más importante de tu labor como delegado de Obras y Urbanismo?
-M.C.: Creo que lo más importante es el trabajo que realicé en la oposición, creo que fue un buen trabajo, y como delegado puedo decir que tiempo dediqué muchísimo, claro eso lo dice todo el mundo. Estoy satisfecho de la modificación del alumbrado público y de lo que se hizo para solucionar los numerosos problemas que había en el suministro de agua, son cosas que no se ven pero que hay que hacerlas. La oposición también participa cuando se hacen estas cosas.
 
-J.C.: Renunciaste al reconocimiento de Ciudadano Honorario de Cabra que había aprobado el Pleno. Te quiero decir que con el ego que tienen muchos políticos eso que hiciste me parece ejemplar y te admiro por ello. ¿Cuál fue la reacción de tu entorno sobre este asunto?
-M.C.: Hubo personas que me preguntaron cómo hacía eso y otras que alabaron lo que hacía. Sólo hice lo que pensaba, no creía que tuviera derecho a eso, no me parecía lógico ni que fuera merecedor de ello, me hubiese sentido mal por recibir ese reconocimiento, cuando ves otras personas y asociaciones que se preocupan por el bien común durante muchos años, mucho más que yo. Al fin y al cabo renuncié por egoísmo, por no encontrarme mal en el momento de recibir ese reconocimiento, no creo que tuviera méritos suficientes para ello.
 
-J.C.: ¿Volverías a la política? 
-M.C.: Algunas personas no me lo preguntan en condicional, me preguntan si volveré. No lo sé, a corto plazo no creo, a más largo plazo posiblemente sí, pero uno tiene que encontrar un lugar en el que me sienta a gusto, y la verdad es que ahora no tengo un sitio en el que me pueda encontrar a gusto. No rechazo volver a la política, pero a corto plazo con toda seguridad no.
 
-J.C.: Me han contado que perteneces a una asociación recién creada que se llama Atheneo, ¿nos cuentas cuáles son los fines de esa asociación?
-M.C.: Si, no tiene tintes políticos. Sobre todo lo que queremos hacer es un punto donde se pueda reflexionar sobre la sociedad, sobre cómo se puede mejorar, desde un punto de vista de izquierdas y republicano, sobre todo intentar ver y posibilitar que mejore nuestro pueblo, un punto donde se pueda reflexionar sobre todos los problemas que tiene nuestra localidad. La presentaremos en poco tiempo, no es un partido político, participa mucha gente que ha estado en política o que está en política, pero no es un partido.
 
-J.C.: “Podemos” ha aparecido en el panorama político español con mucha fuerza y sorpresa, ¿qué piensas de esta formación política?
-M.C.: Tengo simpatía hacia Podemos, creo que nace por la necesidad que tiene la gente de no ver en la actual situación política partidos que de verdad representen los intereses del pueblo, de la frustración de la mayoría de ciudadanos nace Podemos y con una fuerza enorme. Lo miro con simpatía sobre todo porque me recuerda en sus inicios a Izquierda Unida, esa apertura hacia la sociedad, estar mano a mano con los ciudadanos. De todas maneras, como en la mayoría de las fuerzas políticas, cuando de verdad se debe ver si son buenos o no, o si de verdad lo que predican es lo que van a hacer es cuando gobiernan, y cuando tengan la posibilidad de gobernar, solos o en compañía de otros podremos hablar con mucho más razón de si es bueno que esté podemos o no. Creo que es bueno que estén.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.